Muchas veces cuando me pongo a escribir tengo miedo de no aportar nada, que lo que estoy redactando ya lo sepa todo el mundo. Al final siempre lo acabo escribiendo, pienso “siempre habrá alguien a quien le sirva”.

Esto me está pasando con Picnick, una web de retoque fotográfico muy popular. Páginas de retoque hay muchas pero esta me gusta especialmente.

Esta web me encanta: es bonita, hace muchas cosas y las hace bien. Ni siquiera es necesario registrarse aunque lo puedes hacer y obtener funcionalidades adicionales. Existe una versión premium de pago que permite hacer nuevos retoques, nuevos efectos.

Picnik

La manera de empezar es la de siempre: Hay que subir una foto a la web para que podamos retocarla. Lo bueno es que esa foto la podemos sacar de nuestro disco duro, de Picasa, de Flickr, Facebook, etc.

La edición y retoque es muy fácil e intuitiva. Tiene las funciones necesarios para hacer pequeños retoques: permite corregir la exposición, rotar, poner marco, añadir texto, filtros artísticos… Merece mucho la pena

Y para terminar un vídeo que describe su funcionamiento, lamentablemente no he encontrado ninguno en castellano